¿QUIÉN ERES TÚ? – 3ª Parte

Publicado: agosto 22, 2009 en Intento de relato

El restaurante es bonito; sencillo, acogedor y sofisticado a la vez. Bien vale la pena una comida en este sitio, piensa el Dr Davos mientras guarda el tríptico publicitario que su buen colega el Dr. Bite le había facilitado semanas antes; aunque calcula que le costará un buen pellizco, sonríe satisfecho. Todo va sobre ruedas. El plan está saliendo a la perfección.

Los informes que tenía pendientes para entregar el lunes los ha terminado antes de las 11:00. Media hora después, abandona su despacho. A las 12:00 llama a Darita para decirle que se marcha con Joro. A las 12:30 compra 32 rosas (la edad de Darita) y las lleva al “Poseidon´s Delicatessen” para que sean colocadas en la mesa reservada de tal forma que el suave y delicado aroma vaya impregnando cada milímetro cuadrado de ese espacio que en breve compartirá con su amada. A las 13:05 introduce la llave en la cerradura de su casa con el mayor sigilo posible y entra.

El hilo musical está activado. Una sonrisa espontánea se perfila en sus labios: “Darita no sabe estar sin sus ritmos vanguardistas de fusiones varias”. Un rápido y silencioso paseo por el salón, la cocina y el estudio-biblioteca le basta para revelarle que en la planta baja no hay nadie así es que sin abandonar la sonrisa juguetona, se dirige a la planta superior.

La exquisita y mullida alfombra amortigua sus pasos. En el recodo de la escalera se detiene, cree haber oído algo. No es un ruido material. Parecen sonidos humanos, voces o palabras entrecortadas pero dichas en voz muy baja. Quizá Darita está cantando; llevará el microCD dolby y estará tarareando alguna de esas letras irreverentes de la nueva hornada de trovadores urbanos.

En ese momento la puerta de la habitación principal se abre de golpe. Dos hombres vestidos con el clásico mono azul con guantes y pasamontañas a juego y las letras doradas SN en el pecho salen impetuosamente, llevan cada uno una extravagante pistola y sin dudar un segundo apuntan con sus exóticas armas al Dr Davos, que se ha convertido, literalmente, en una estatua con la boca abierta.

Tras los miembros operativos de Seguridad Nacional aparece un individuo taciturno de mirada fría con traje gris y corbata azul. El rictus de sus labios apenas se modifica cuando se dirije al atónito científico:
– Dr. Davos, queda usted detenido por Alta Traición. – masculla con una voz nasal, mientras sus ojos azules emiten auténticos haces de emociones misteriosamente contenidas.

En ese instante, la mente del Dr. Davos pierde todo el contacto con la realidad. Sólo es consciente de retazos de imágenes sueltas que flotan ralentizadas en sus retinas.

Uno de los SN se acerca a cámara lenta hacia él. Lo sujeta de los brazos y los gira hacia la espalda para esposarlo. El otro pasa por un lado y baja por las escaleras. En el siguiente cuadro de visión del Dr. Davos, uno de los peldaños está entrando en contacto con su frente. No sabe si ha resbalado o lo han empujado.

Oye risas. Una mano lo engancha por el sobaco derecho y lo impulsa hacia arriba. Cuando ve que la escalera se aleja de su cara, intintivamente, busca un punto de equilibrio y estira los pies que entran en contacto inesperado con la cara de uno de los SN. Vuelve a caer sobre la escalera, y ahora, misteriosamente, está en el último escalón.

Intenta ponerse en pie, la cabeza parece estar a punto de estallarle. Se apoya con la mano izquierda en la pata de la mesita de bronce donde reposa una de las plantas azules que tanto gustan a Darita. El agarre es bueno y consigue arrastrarse un poco más hacia la entrada de la habitación. Sus ojos luchan por abrirse totalmente. Una especie de cortina roja aparece en su campo de visión. “Estoy herido”. A duras penas consigue llevar una mano hasta la frente y la retira impregnada del escarlata vital.

Siente unas manos en sus tobillos. Se cierran como cepos ansiosos, pero él ha conseguido empuñar firmemente la pata de la mesa y se impulsa un poco más; esta vez con más suerte. Se detiene justo en frente de la puerta abierta. Pasea la mirada por la habitación en penumbra. Las pupilas tardan unos interminables segundos en adaptarse a la estancia más oscura. El brillo azulado de la pantalla plana de 52 pulgadas del equipo multimedia EasyTouch le ayuda a descubrir que sobre la cama hay un cuerpo con los brazos colgando por uno de los laterales. La cascada pajiza y rizada casi llega al suelo. El destello fugaz del colgante de zafiros que regaló a Darita en su primer aniversario y que cuelga junto a la cabeza inmóvil, le introduce la verdad como un clavo ardiente. El alarido que nace incontenible, le desgarra y le quema literalmente la garganta.

– NOOOOOOOOOOOOOOOOOOO…

Continúa aquí:

https://malomalisimo69.wordpress.com/2009/08/28/quien-eres-tu-4-parte/

.

clarividente natural
duchas sin obra
millennium seguros
posicionamiento google
regalos publicitarios
sushi a domicilio
Tiendas de muebles

hosting

Anuncios
comentarios
  1. Andrea T dice:

    WOW!! Estoy emocionadísima. Es una historia fantástica, no tardes en subir el siguiente capitulo por favor. Gracias

  2. Jamaika dice:

    Diosssss esto cada vez se pone más interesante mmm no seguia algo con tanto interes desde pasion de gavilanes XDD

  3. Luna T.I.N.S.J dice:

    GUAUUU !! Este autor nos describe tan bien cada instante que te hace de alguna manera ser participe de ellos, con tanta cantidad de detalles , que se agradecen sobre todo para los que andamos tan perdidos.

    Creo que voy apuntarme hasta las horas de los sucesos, por si hay está la trama de esta historia, vamos que ando tan intrigada que no quiero perderme detalles.

    Y como hasta el Sol intenta darme algo de luz…………

    Besos Malote.

  4. Luna T.I.N.S.J dice:

    Creo que…………y es mojarme mucho, el Dr. Davos ha hecho o le han hecho una clonación de si mismo, de ahí que lo detengan, que la voz sea tan familiar, y su cara de incrédulo……….

    Podría ser otra de las hipótesis, no??

    Besos de una rayada.

  5. IOLANDA dice:

    Se masca la tragedia.Necesito un asesinato, una muerte extraña…

  6. Griet dice:

    La tragedia se acaba de descubrir gracias al brillo azulado del E.M.E.T… Darita está muerta o sedada?????
    Malo, no la mates, no antes de apreciar el delicado aroma de las 32 rosas!!!
    No seas más de Malísimo! jajajaajaja!
    Esperamos la 4ª entrega impacientemente… Un besito.

  7. Luna T.I.N.S.J dice:

    Sr. Malote:

    Cree usted que en breve podría deleitarnos con la 4ª entrega y así poder saciar a sus lectores de la continuación de está misteriosa historia ??

    Atentamente…………………………una lectora que sigue muy muy muy rayada jajajaja, como se puede apreciar,

    Besazoss.

  8. anonimo dice:

    Yo estoy como Luna, pendiente de la siguiente entrega, y también decir que al igual que Luna también he pensando en una posible clonacion.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s