¿QUIÉN ERES TÚ? – 6ª Parte

Publicado: septiembre 20, 2009 en Intento de relato

El Dr. Davos se estira de los pelos. Sus manos recorren las sienes y se dirigen a la nuca. Los dedos enganchan con desesperación y ausencia de dolor, los mechones rizados con los que acostumbraba jugar Darita para despertarlo. El cuello se convierte en un resorte oxidado que pierde fuerza y arrastra la cabeza hacia las rodillas. Los codos se aprietan contra el parietal y los dientes se auto presionan hasta que un sonido raspante escapa de entre ellos.

Puede imaginar a los SN con su andar chulesco oteando su casa. El jefe de equipo lleva la mirada fija en la pantalla de su reloj posicionador. Los 2 agentes tienen las manos ocultas en los bolsillos laterales del mono azul; en uno está el pasamontañas, en el otro la pistola de repetición automática Fire Store.

Ahora el Dr. Davos se pone en pie. Sacude la cabeza y sin que su cerebro haya tenido tiempo de meditar la orden del sistema nervioso, estalla el puño contra la pared de frías losas graníticas. Conoce perfectamente el Protocolo. Un equipo SN es enviado cuando la contraseña de acceso a las Eyedocs de uno de los Depositarios no es la correcta por 2 veces seguidas, pero sólo entran en acción si ha habido un tercer intento fallido. “Oh amore mío, ¿por qué tuviste que caer en la tentación? No… la culpa no es tuya. Sólo yo soy el culpable de todo lo que ha pasado, Sólo yo soy el culpable de esta tragedia…”

El pitido electrónico de desbloqueo de la seguridad de la celda, le saca de sus pensamientos atormentadores.
La puerta se abre lentamente y en el hueco aparecen dos SN armados hasta los dientes. El que lleva la voz cantante le dirige una mirada entre socarrona y despectiva mientras le ordena:
– Dr. Davos gírese, voy a proceder a esposarle para que nos acompañe.

El científico sabe que es una mera forma de demostrar su autoridad y recalcar el poder que tienen al ser los guardianes de un acusado. Obviamente no va a escaparse. Está recluido en el pabellón de máxima seguridad. Primero tendría que vencerlos, salir por el pasillo al patio central donde por lo menos están cinco guardias más. O sea que todo es una puesta en escena.

Es inútil protestar. Ya agotó todos sus argumentos y preguntas el día de su detención. Nadie le dio ni una respuesta. Nadie le facilitó la mínima información sobre su “delito”. Nadie le permitió realizar una llamada. Le despojaron de todas las pertenencias que llevaba encima. Gritó, pataleó, amenazó, suplicó, exigió, imploró y todo fue en vano.

Lentamente se gira. Siente la fría caricia del acero abrazando sus muñecas y se deja conducir por la salida de la celda. En el trayecto hasta la sala de juicios secretos, los SN le tienen sujeto todo el tiempo, cada uno de un brazo. Otra precaución inútil. Camina con la cabeza agachada, con pasos largos, aunque vacilantes. Sabe perfectamente lo que le espera. La pantomima del juicio secreto por Alta Traición.

En los 20 años que lleva funcionando el Gobierno Mundial se han celebrado un promedio de 50 por año. Todos, absolutamente todos los acusados fueron encontrados culpables y castigados con la máxima pena que emite la Corte Mundial en el apartado respectivo. “Maldita la hora en la que escogimos este modelo de gobierno y sociedad…”

Resultaba irónicamente cruel. Él había sido uno de los más fervientes defensores y activistas impulsadores del orden unificado que parecía necesitar el mundo. Claro que en aquel entonces, sólo tenía 20 años; había sido seleccionado para el programa especial de becas de investigación en el exclusivo instituto tecnológico más reputado de esa época y creía firmemente en que la ausencia de disciplina había llevado a los humanos al caos.

Los recuerdos de aquellos agitados tiempos bullen imparables por su cabeza. Cuántos engaños se descubrieron posteriormente. Cuántas artimañas tuvieron que inventarse los líderes de las potencias dominantes para vender la idea a la población mundial y que ésta la aceptara como la única posibilidad de seguir adelante como especie. Cuántas verdades llegaron a ser descubiertas para unos pocos elegidos; él había sido uno de ellos.

Cuando lo invitaron a participar en El Proyecto, hace poco más de 2 años, había pensado que todo aquello valió la pena. Había recuperado la confianza en el sistema, en sus superiores, pero sabía que ellos no confiaban en nadie. Sabía que lo tenían vigilado, como a todos. Sabía que era imposible tener secretos, pero…él tenía uno. ¡Sí, eso es!

Quizá aún no estuviese todo perdido. Podía existir una salida, desgraciadamente esa salida sólo podría existir para él. “Malditos… no podré devolverle la vida a Darita, pero mi venganza será terrible, si lo consigo, NUNCA podrán olvidarme…”

La puerta de la sala de juicios se abre y la veintena de personas situadas en sus respectivos lugares dirigen sus miradas hacia él. Allí están todos. Dispuestos a escenificar el teatro del día.

En ese instante, el Dr. Moti Davos toma la decisión más arriesgada y atrevida que quizá nunca la ha tomado.
“Si van a representar un papel, donde suponen que yo soy el títere que será manejado a su antojo, como casi he llegado a ser durante estos años, se equivocan. Hoy, el protagonista, seré yo. Están contemplando al actor principal de esta función…”

Continúa aquí:

https://malomalisimo69.wordpress.com/2009/10/02/quien-eres-tu-7/

Anuncios
comentarios
  1. Jamaika dice:

    PRIMERA!!! xdd

    Jolines Malo cada nuevo capitulo es mas complicado y mas intrigante. Cuantos van a ser? joo por lo menos sube uno cada dia que estamos esperando malomalomalisiisisimo xdd

    Va, en serio Malo eres muy bueno. Todos mis contactos siguen tu historia pero son timidos y no escriben pero me han dicho que les gusta, pues nada espero no tener que esperar mucho o hare como luna enviarte facturas xdd

    Besos

  2. Griet dice:

    Ais… esa curiosidad de saberlo todo que nos invade a veces a las mujeres!!!
    Por cierto… ¿ cual será el secreto del Dr Davos ?
    Besitos (F)

  3. fernanda girada dice:

    esto sigue de lo más interesante…

  4. Luna T.I.N.S.J dice:

    ummmm vamos que por no pagar las facturas……………… jajajaja, genial está sexta parte seguiremos con la intriga.

    Lástima que Darita ya no esté en la historia, me gustaba la idea de tener a una mujer por ahí rondado, pensé que daría más juego.

    Besazoss Malote

  5. Griet dice:

    … Oh amore mío… gracias a tí se lo que es tener esperanza… El Dr Davos sigue recluído y no tiene noticias del mundo exterior, así que, confíemos en que su queria Darita, como mucho, esté sedada no muerta pues me gustaría que ella siguiera jugando con los mechones rizados de su amado-
    Un besito. :)-

  6. Nena inteligente dice:

    Oh amore mío, gracias a ti tengo LA ESPERANZA de poder tener ENCUENTROS en ALTA MAR con un CIUDADANO DEL MUNDO veloz cual GUEPARDO DE LAS ANTILLAS que me hable de la DEMOCRACIA en HONDURAS y no se guarde ninguno de los DISCURSOS OLVIDADOS sobre el NWO y que cuando me invada la TRISTEZA porque me pregunte ¿QUIEN ERES TU? le pueda contestar con otra pregunta ¿COMO ESCAPAR DE TI? como no pude escapar de ESE 11 S que ahora… REQUIESCAT IN PACE!!

  7. Griet dice:

    Va MalO… sube la 7ª entrega ya… que en estos días de lluvia es lo que mas me apetece, leer que ocurre con el “doctor/ actor principal” y como se desarrolla la función!!!!
    Ese juicio…!!! 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s