Archivo de Autor

¡ En la cárcel !

Publicado: julio 19, 2010 en Personal e íntimo

Anoche estuve en la cárcel.

Y me gustó, lo confieso. Quiero volver a ella. Quiero quedarme en ella.

Fue inesperado. De esas cosas sobre las que piensas: “a mi no me puede pasar”. Y pasa. De pronto, sin previo aviso, para que la sorpresas sea mayor, por supuesto.

Una noche de fiesta. Diversión, risas, charla con los amigos. Unos bailes, unas copas y notas que la vida cambia de color. Estás extrovertido, conoces a nuevas personas. Alguien te cae bien o mejor que los demás. Hay afinidad. Vislumbras la complicidad. Te sientes seguro y no mides los riesgos. Te lanzas temerariamente.

El primer contacto te produce incredulidad. Crees que no es real. Pero está allí. Lo estás percibiendo, se palpa en el ambiente y empiezas a notar los efectos.

La semipenumbra es la mejor aliada. Desinhibe al más tímido. Torna locuaz al parco e introvertido. Ese efecto narcótico, estimulante, subyugante y placentero.

Y entonces, en medio de ese éxtasis prohibido, te acuerdas que tienes sentido común y lo buscas. No está. O quizá está escondido en un lejano recoveco al que no eres capaz de llegar. Así es que no hay excusas. El camino parece allanado para que continúes.

Se produce el segundo contacto. Ahora sí que estás perdido.

El primero fue una mirada. El segundo, una sonrisa. Desconocidas las dos, pero con un mensaje tan familiar como si las hubiese visto nacer, crecer y evolucionar hasta lo que son actualmente: una droga alucinógena. Seductora y sensual.

La pegadiza música que envuelve los sudorosos cuerpos actúa con un sádico magnetismo invisible. Probablemente han pasado muchos minutos, pero a ti te parece que son segundos y estás moviéndote a su ritmo. Dos cuerpos sincronizados. Sin palabras. ¿Para qué?

Su piel te atrapa, te imanta y te aprisiona.

Esa es la cárcel más inesperada. La más deseada y la menos conseguida por la mayoría.

Sabes que no habrá más que eso y lo disfrutas. Fantaseas con que la llave de esa prisión, para entrar totalmente o salir de ella, sea un beso y, está a punto de producirse; uno de los vaivenes melódicos junta tu cara a la suya, pero los labios no se entienden y apenas se rozan, durante un nano-segundo. Te quedas quieto. Probablemente catatónico y cuando reaccionas, ya no está.

¿Fue un sueño? No, fue real. Tienes su perfume adherido a tus fosas nasales. Tienes su diaforesis quemándote los brazos y tienes la seguridad de que no la volverás a ver. De que has sido prisionero por momentos de una aventura surrealista y efímera.

¿Quieres volver?

Yo sí.

Anuncios

Nació un 7 de julio…

Publicado: julio 7, 2010 en Personal e íntimo

Hace 365 días empezó la aventura. Nació de una necesidad de expresar lo que me parecía evidente. Se forjó en una tarde de bombardeo informativo: crisis, pandemia de gripe A y más crisis.

Ya llevaba algún tiempo buscando información, comparándola, contrastándola y tenía que ponerla en algún sitio.

Para comenzar, quise plantear el tema en forma lírica. No quedó tan mal. Y fue el primer paso.

Luego vino un homenaje al más grande, una historia breve y una opinión muy personal, pero compartida con mucha gente, sobre la democracia.

Poco a poco entraron nuevos lectores, comentaban, opinaban, debatían y eso me motivaba más.

Entonces decidí empezar una historia más compleja. Aún no está publicado el final, aunque ya lo tiene.

Los focos se dirigieron a un atleta que parecía un extraterrestre y le brindé mi modesto homenaje.

Llegó el mes de la nefasta celebración. Polémico tema. Felicito sinceramente a quienes lo entendieron y a quienes se molestaron en buscar información adicional.

Inesperadamente, tuve que escribir el post más duro y doloroso. Gracias de corazón por los apoyos recibidos. Confieso que dudé si publicarlo o no. Pero creo que era una forma de agradecerle a ella todo lo que hizo por mi.

Y así fueron cayendo nuevos posts. De sentimientos, bibliográficos o no; de actualidad, de la “otra realidad” pero siempre he intentado decir las cosas que pienso aunque haya tenido que debatir con auténticos profesionales. Todos salimos ganando. Hay un enriquecimiento mutuo del conocimiento.

Un año después, los más de 43 mil lectores y 610 comentarios me comprometen a continuar expresándome. Tengo previstos algunos cambios. Uno de los más importantes, realizar una entrevista mensual. A otro Bloguer. Para saber más sobre su obra, sobre sí mismo, si me lo permite, y sobre lo que desea de la blogosfera.

Sé que mis lectores más fieles estarán siempre ahí (Significa mucho para mi cada nuevo suscriptor, cada nueva recomendación, reenvío o publicidad que hacen de manera desinteresada de algún tema.) Por supuesto, le doy la bienvenida, con los brazos extendidos, a los nuevos lectores. Les pido que sean críticos. Estoy abierto a cualquier sugerencia, petición o recomendación. Este blog lo escribo yo, pero sin ustedes, simplemente, no existiría.

Un abrazo para todos. Y, por supuesto, un trocito de pastel y una copa para celebrar este primer año juntos.

¡GRACIAS!

Gracias…

Publicado: junio 14, 2010 en Personal e íntimo

Por las noches en las que combatimos el frío con el calor de una discusión.

Por las cenas sin planificar en los sitios más inverosímiles e inesperados.

Por aquel viaje que nunca lo imaginaba y que tú lo planeaste.

Por el mensaje adecuado en el instante justo que lo necesitaba.

Por la escapada a esa playa perdida en la que éramos dos náufragos del resto de la gente.

Por tu sonrisa espontánea y dulce con la que me saludas casi siempre.

Por las sesiones de cine en las que nos emocionamos, reímos y hasta nos cabreamos a la vez.

Por disimular y pasar por alto mis despistes habituales.

Porque tenías 100 y me diste los 101 que me hacía falta.

Por las miradas cómplices cuando no podemos decir nada.

Por hacerme creer que puedo servir para un par de cosas en esta vida.

Por las fotografías estrafalarias que guardas en algún archivo.

Por respetar mis decisiones aunque no las compartas.

Por tu apoyo incondicional en cualquier proyecto por muy absurdo o descabellado que parezca.

Por el abrazo que le diste a mi alma cuando perdí a quien más quería.

Por la caricia que silenciosamente me haces cuando no puedo hablar con ÉL.

Y, por todo lo que no recuerdo pero que lo haces por mí… ¡GRACIAS:

(Todos tenemos a una o más personas a las que agradecerles algo. ¿Por qué no hacerlo hoy?)

Duermes y es el mejor estado.
Relegas este mundo desolado.
Callas.
Te evades.
Te miro y te hablo.
Te cuento.
Me repito. Soy cansino.
No digo lo que quieres oír.

Debería poner poesía a tu nombre.
Serías feliz.
Debería describir un Empíreo contigo.
Lo anhelas.
Pero no. Soy terco.

Duermes.
Sueñas. Con un mundo de dos.
Tú y yo.
Te hablo. Del mundo.
Del mundo de todos.
Lo están aniquilando.
Lenta e inexorablemente.

Duermes.
Sueñas. Con la fuerza del amor.
No. No hay amor.
Hay pasión a cuentagotas.
El placer express y el poder maridan a la perfección.

Duermes.
Te revuelves. Visualizas el paraíso.
Caminamos de la mano.
Hacia un horizonte rutilante.
De espaldas a la barbarie.
Ignoramos la masacre.
De las mentes y luego la de los cuerpos.

Duermes.
Sueñas. Yo no.
Soy un idiota. Pero no estoy ciego.
Pospongo el tú y yo.
Reivindico el nosotros. Global.
Todos.

Duermes.
Te agitas. Ya no estoy allí.
Me he rezagado.
No lo entiendes.
¿Por qué me detengo?
No puedes cambiar nada. Lo piensas.
Lo repites. Lo sé.
No soy un quijote.
Únicamente tengo humanidad.

Duermes.
Fluye espontáneo el llanto.
Cada gota me lacera el alma.
Te hablo en susurros.
Te cuento que estoy contigo.
Te digo que te quiero.
Pero no puedo encerrarme en un mundo de dos.

Duermes.
Te despiertas.
Te miro.
Sonríes.
Y yo enjugo tu penúltima lágrima.

Me enganché al fenómeno demasiado tarde. Hasta hace pocos meses tenía la firme convicción de que nunca vería ni un capítulo entero de LOST.

Y menos me hubiese imaginado estar escribiendo un post el día de su final.

Cuando empezaron a emitir la serie, por horarios de trabajo nunca pude seguirla y, obviamente, mi natural espíritu de ir en contra de lo que van las masas, terminó por colocarme en las antípodas de los millones de losties. Craso error el mío. Me he perdido los últimos 6 años de emociones, sufrimientos, alegrías, penas, dolores, amores, odios, venganzas que han destilado todos los personajes. Pero me redimí a tiempo. En 5 ó 6 meses tuve ración intensiva de todo ello; por ejemplo las 3 primeras temporadas en una semana. (Vivan las ofertas del 3×2).

Se ha escrito millones de artículos, miles de páginas de diarios, revistas, publicaciones, horas de telediarios, de programas de radio, de foros “especializados”, de aventureros argumentales, de teorías visionarias, en definitiva, del vano intento por decir algo nuevo o algo novedoso al respecto.

A mi, desde la segunda temporada, me pareció que era más o menos una metáfora de la vida. Una maqueta a escala reducida de nuestra existencia. Una muestra de la condición humana.

El fenomenal cóctel de personalidades y caracteres que se combinan en la figura de los protagonistas es toda una declaración de intenciones.

Ahí está la policía expeditiva y la fugitiva sensible. El timador en busca de venganza y el cenizo millonario. El racional médico y el hombre de fe más sólida que sus cuchillos. El rock-star estereotipado y la jovencísima con un embarazo no deseado. El árabe del que la mayoría recela y el padre que por fin puede estar con su hijo por primera vez. El hermano súper protector de la niña mimada y la infalible pareja de asiáticos. El ladino y embaucador líder de Los Otros y el inmortal cuasi-gurú.

Decenas de perfiles dispares con un curioso elemento en común: Los meses previos al accidente, sus vidas estuvieron intensamente condicionadas por acciones pasadas, por secretos que les arañan el alma y que habían conducido sus respectivas existencias a las sendas auto-impuestas de soledad y búsqueda… Perdón, amor, paz interior, libertad, e incluso, redención.

Estos fueron los ingredientes seleccionados (nunca mejor dicho) y depositados en el recipiente adecuado: LA ISLA.

Misterios, fenómenos inexplicables y situaciones imposibles a parte (les recuerdo que es una serie de ficción) nos encontramos con lo que comentaba al inicio; LOST es una reducida a la vez que fantástica alegoría de la humanidad.

Lo desconocido los atemoriza al principio, poco a poco se tornan más osados y quieren controlar, dominar y someter el entorno, con todos sus integrantes, por supuesto. Convencidos de que proceden con absoluta libertad, que sus decisiones son fruto del libre albedrío.

Ingenuos.

La mayoría de sus actos son manipulados o inducidos. Como en la vida real.

El desafío de egos, la ambición de poder, las intenciones no manifiestas y hasta los mismos deseos del Ser Superior, quién sólo tiene contacto con los elegidos (como en la vida real), plantean como opción válida e ineludible la lucha entre el bien y el mal.

¿Quién está en cada bando?

Unos u otros, dependiendo de las circunstancias y de la conveniencia. Como en la vida real.

El único aspecto, quizá, en el que se idealiza un poco más de lo normal, es el amor. Pese a las vicisitudes, las pruebas, las trampas, los retos y las adversidades, con desfase en la línea temporal incluida, el amor acaba implantándose en la mayoría de las parejas. El amor eterno.

Se esperaba el final con ansia. Con vehemencia. Con frenesí. Y, también con temor. Ese miedo inexplicable que se adhiere a la pena del final. Ese miedo invisible que se impregna en la adrenalina de la última vez. Ese miedo que te hace pensar: “No acabará como yo espero”. Y así ha sido.

Queríamos respuestas, soluciones, pan blando para masticar; o ni siquiera eso. Queríamos un batido fácil de tragar. Un meloso mejunje que se diluya fácilmente en nuestro entendimiento y nos han dado hueso. A roer.

¿Existe el purgatorio? ¿El limbo? Ese inexplicable lugar donde probablemente vayamos a expiar nuestros pecados o a solazarnos con nuestras virtudes. Puede.

Salvando las obvias distancias, es posible que hayamos vivido una Divina Comedia televisiva con una banda sonora sublime. Dantesco. Por supuesto que no en el sentido peyorativo.

Habrá miles de explicaciones, conjeturas, interpretaciones y teorías; por mi parte, en este instante, me tumbo de espaldas y cierro los ojos.

¿Quién es el personaje más influyente del mundo?

El presidente de los Estados Unidos dirán muchos; el secretario de la ONU pensarán otros y probablemente se les ocurran una docena de nombres de políticos de gran renombre.

Lo que desconocemos es que la mayoría de máximos dirigentes han sido estratégicamente seleccionados en “discretas” reuniones de un grupo que probablemente controle todos los estamentos y áreas de nuestro mundo.

Este grupo se conoce como BILDERBERG. Está formado por un exclusivo círculo que engloba a reyes, aristócratas, banqueros, empresarios, industriales y diferentes personalidades relevantes a lo largo y ancho del planeta. Personalidades que NUNCA reconocerán que asistieron a uno de estos “meetings“.

Se reúnen mínimo una vez al año en diferentes ciudades del mundo, se alojan en los hoteles más lujosos bajo extremas medidas de seguridad y la mayoría de nosotros nunca habremos oído hablar de ellos.

Habitualmente este tema es tabú en los medios de comunicación tradicionales, máxime si son sus editores, directores o responsables quienes participan alternativamente en estas reuniones. Lo curioso es que alguna vez se les escapa, a propósito o no, pero dejan caer algún dato por ahí:

http://www.elciudadano.cl/2009/05/07/club-bilderberg-se-reunira-entre-el-14-y-el-17-de-mayo-en-grecia/

http://www.elpais.com/articulo/espana/FRAGA_IRIBARNE/_MANUEL/ESPAnA/PARTIDO_POPULAR_/PP/Comienza/reunion/Bilderberg/asistencia/Fraga/elpepiesp/19770422elpepinac_15/Tes/

http://www.elconfidencial.com/sociedad/bilderberg-gobierno-mundial-sitges-20100417.html

http://terranoticias.terra.es/articulo/no_tienen_escrupulos_hora_matar_1160518.htm

¿Cuáles son los objetivos de estas reuniones?

Es muy complicado saberlo. Varios investigadores y periodistas independientes se han pasado años tras ellos y lo que han descubierto es realmente asombroso. De locos.

Pero… si el río suena…

PD: La reunión bilderberg del 2009 fue en Grecia, hoy todos sabemos como se encuentra la situación financiera del país heleno. Este año se reunen en Sitges… ¿Qué decidirán sobre el futuro económico español?

La sonrisa…

Publicado: abril 13, 2010 en Personal e íntimo

Sonríe SIEMPRE

El entorno social nos empuja insistentemente al abismo de la desolación, de la desesperanza y de la apatía. Y para colmo, en estos dos últimos años tiene el pretexto ideal para conseguirlo: LA CRISIS.

Nos dejamos guiar por el invento más eficiente para conseguir la hipnosis colectiva: la televisión. Lamentablemente recibimos dos grandes paquetes comprimidos: La banalidad disfrazada de “entretenimiento” y el desencanto impregnado en “la información”. La clave está en verlo casi todo, pero aprender a seleccionar lo que debe quedarse contigo y lo que vamos a rechazar.

¿Dónde ha quedado el positivismo? ¿No existen las noticias “buenas“? ¿No ocurre nada en el mundo que sea digno de rescatar, mostrar, poner como ejemplo?

Es cierto que nos manipulan, que buscan guiarnos como ovejitas inocentes y sin derecho a razonar y mucho menos a cuestionar, pero… ¡somos seres humanos! La premisa básica de nuestra condición es que somos los animales inteligentes.

¿Te consideras inteligente? O… ¿Quieres seguir siendo oveja?

Quizá tengamos que revisar nuestras costumbres. Volver a mirar aquello que hacemos “porque todo el mundo lo hace”. Probablemente sea el comienzo de un cambio de perspectiva.

Alguien (inteligente) dijo hace tiempo: “La persona que sonríe, que se alegra, que se emociona con el más sencillo proyecto, puede parecer a ojos de los demás como limitado o frágil, pero su mente ha sido capaz de encontrar un punto de ilusión, una referencia de positivismo donde los otros no son capaces de ver nada”.

Cada despertar debería ser un volver a empezar; una puesta a cero de todos los problemas de ayer. Con el nuevo día, mira hacia tu interior y descubre qué es lo que necesitas, qué es lo que deseas para ese día. No hagas planes a largo plazo. Sé inmediato-a.

A la primera persona que veas sonríele, pregúntale que tal está y dile que tú estás bien, ella también sonreirá y ese intercambio de gestos, que podrían parecer mera cortesía, influirá recíprocamente en el estado de ánimo de los dos.

Buscar nuevas metas u objetivos puede parecer rutinario, pero yo estoy convencido que tu decisión lo cambiará. Inténtalo. No. No lo intentes. Hazlo.

¿Empezamos mañana?

Aunque esté borrosa...

No la ocultes!